EL QUE EN JUÁREZ ANDA, A HABLAR SE ENSEÑA

Sarahi Serna Macías

Alejandra García Beltrán

Ciudad Juárez es una localidad conocida por sus problemas de violencia. A pesar de ser un lugar con variadas particularidades culturales, tradiciones e historia, la ciudad se identifica principalmente con la tragedia y sus problemas sociales. Una de las características más peculiares de Ciudad Juárez es la manera en que hablan sus habitantes. La diversidad de origen de sus pobladores y su condición de frontera han generado el surgimiento de variados anglicismos y peculiares regionalismos. El presente proyecto tiene como objetivo resaltar las características emblemáticas del habla popular juarense por medio de una serie de souvenirs generados desde la disciplina del diseño gráfico. La idea fue tomar algunos de estos regionalismos para generar productos que referencian el contexto en el que surgen y se usan. Finalmente el proyecto busca dar a conocer a nativos y foráneos los aspectos que vuelven autentica a Ciudad Juárez.

El objetivo de este proyecto es desarrollar neo-artesanías que giren en torno a regionalismos y características del habla popular de Ciudad Juárez. Entre los meses de septiembre y noviembre de 2015 se realizaron una serie de sondeos en conversaciones cotidianas con el objetivo de realizar un listado de los regionalismos más comunes. Se recorrieron lugares principales del centro de la Ciudad, como lo son la Av. Juárez, La Catedral, la Plaza de Armas, el Mercado Reforma y el Mercado Cuauhtémoc. Fuente: http://blogdelpadrehayen.blogspot.com/2015/05/ Resultado del sondeo se registraron una serie de regionalismos y anglicismos tales como: “¡ay ay!”, “baica”, “chuco”, “frajo”, “gacho” “ruta”, “arre”, “guacha”, “jaina” etc. Antes de llevar el producto a desarrollo, se realizó un preselección de los regionalismos más populares. Una vez que se tenían, se asignaron a objetos relacionados con el término y se produjeron prototipos digitales para poder ser visualizados. este proyecto permite incentivar a los juarenses a continuar reconociendo y dignificando sus particularidades culturales, por ejemplo, a través de souvenirs.

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo surge dentro de los marcos del proyecto Artesanía del Desierto. Los productos aquí planteados fueron resultado de un proyecto de titulación para obtener el grado de diseñador gráfico en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez en mayo de 2016.

Dicho proyecto de titulación consta del modelo de diseño y producción de dos souvenirs inspirados en los regionalismos de Ciudad Juárez, junto con un material gráfico de seguimiento promocional. En este material se presentó el proceso creativo, el modelo digital de creación de los objetos y los productos finalizados.

La presentación del proyecto se llevó a cabo a la par de una exposición de las piezas en el centro cultural de las fronteras de Ciudad Juárez. La respuesta de los espectadores y evaluadores fue grata, que con gran satisfacción acreditaron el proyecto.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Al interior y al exterior de Ciudad Juárez poco se conoce de su cultura y sus aspectos identitarios, ya que la mayoría del tiempo solo se hace referencia a sus problemas de inseguridad y violencia de las últimas décadas. Ser juarense implica que al visitar otros lugares las personas te pregunten sobre “las muertas de Juárez” o las víctimas de violencia del narcotráfico. Y es eso precisamente lo que motiva el presente proyecto, aportar algo que permita empezar a borrar la mala imagen de la ciudad (tanto al interior como al exterior), la cual provoca que frecuentemente nos pregunten, ¿Vives en Juárez? ¿Y no tienes miedo?. Como juarenses que vivimos diariamente la riqueza cultural de la ciudad, tenemos la posibilidad de mostrar otra cara de nuestra casa a los foráneos, e incluso también a los mismos juarenses a quienes ya no les es posible identificar la ciudad con otra cosa que no sea violencia.

Entre los juarenses se percibe una desmoralización hacia su ciudad y lo que ella les puede brindar. Se percibe una falta de unidad, de participación en actividades de bien social e incluso de fomento de las tradiciones y costumbres regionales. Todo esto gracias a que se piensa que la ciudad es fea, es violenta, es peligrosa y que no tiene nada interesante.

La llegada de la industria maquiladora, el exponencial crecimiento de la población, su condición de frontera, la migración y los acontecimientos de violencia de las últimas décadas, han marcado la cultura de Ciudad Juárez en todos los aspectos. Los diferentes procesos históricos de Ciudad Juárez han conformado un lugar en el que coexisten subculturas de todas las diásporas que habitan la ciudad. Y es que la identidad se compone de la forma en que nos vestimos, hablamos, trabajamos, nuestras maneras de construir y modificar el entorno, nuestros ejemplos como sociedad, nuestras comunidades de apoyo y el aporte individual de cada poblador. De modo que la identidad juarense se constituye de esa coexistencia de otras identidades. Resultado de ello, para los habitantes de la ciudad es difícil encontrar rasgos que los distingan como juarenses.

Es de esta crisis de identidad de donde surge este proyecto. La idea es que a través de un incentivo visual, que a su vez pueda ser un objeto de uso cotidiano, se nos recuerde la riqueza cultural de Juárez y esto ayude a disminuir su mala imagen tanto entre sus pobladores como hacia los foráneos. De modo que el objetivo del producto es motivar a los juarenses a fortalecer su identidad y la recuperación de su memoria histórica.

Los productos diseñados para este proyecto responden a la categoría de neo-artesanía. Esto ya que fusionan lo artesanal en un sentido tradicional, con la idea de un souvenir que emerge desde el diseño gráfico. De esta manera se busca contribuir a la generación de una cultura material de la ciudad, objetivo del proyecto artesanías del desierto.

Como punto de partida del presente proyecto se realizó una exploración orientada a conocer los tipos de artesanías que existen en la ciudad, dónde son realizadas, que tipo de materiales se utilizan y qué tan representativos son. En esta exploración fue posible identificar que en los souvenirs que ya se elaboran en la ciudad no se explotan apropiadamente toda la riqueza histórica y cultural de la ciudad, ya que las ideas de las que parten estos productos resultan repetitivas, básicas y genéricas. De ahí vino la idea de elaborar souvenirs con una temática completamente dirigida, poco explotada y con un respaldo de investigación, “regionalismos y habla popular”.

Se propusieron una serie de objetos con características visuales y auditivas para poder aprovechar mejor las cualidades lingüísticas de la palabra. Además, estos productos se complementaron con material gráfico promocional o de apoyo con información acerca del proyecto para contextualizar a los usuarios en el proyecto.

Los productos aquí propuestos son solo unos cuantos de los muchos que pudieran fabricarse como resultado de esta investigación. Además, este proyecto permite incentivar a los juarenses a continuar reconociendo y dignificando sus particularidades culturales, por ejemplo, a través de souvenirs.

 

ANTECEDENTES

En las últimas décadas han surgido numerosos esfuerzos por promover el amor a su ciudad entre los juarenses. Estos esfuerzos se han multiplicado en los últimos años. Ejemplo de ello es que durante el desarrollo de esta investigación en la ciudad se estaban desenvolviendo campañas publicitarias tales como “Siéntete orgulloso de ser de Juárez” ejecutada  por Gas Natural de Juárez o “Soy Hecho en Juárez”  realizada por “Bip gas”, entre otras. Sin duda alguna poniendo en tendencia el amor y reconocimiento por la ciudad.

 

OBJETIVO DEL PROYECTO

Desarrollar neo-artesanías que giren en torno a regionalismos y características del habla popular de Ciudad Juárez para reforzar la identidad de la ciudad, empleando como herramienta el diseño gráfico.

 

METODOLOGÍA DE INVESTIGACIÓN

Con el objetivo de encontrar los regionalismos más apropiados para desarrollar el proyecto, se realizó tanto una búsqueda documental como una exploración en campo. Para la investigación documental el proyecto se apoyó en el texto de Luis Méndez que se titula En la punta de la lengua en el que propone un listado de regionalismos en el Estado de Chihuahua. Sin embargo, si bien estos regionalismos funcionaron como un punto de partida, aun resultaba necesario destacar las palabras de uso común específicamente en Ciudad Juárez.

Por tal motivo, entre los meses de septiembre y noviembre de 2015 se realizaron una serie de sondeos en conversaciones cotidianas con el objetivo de realizar un listado de los regionalismos más comunes. El escenario elegido fue el centro de la ciudad debido a que es uno de los sectores en donde se escuchan a diario más expresiones coloquiales y palabras de habla popular. Se recorrieron lugares principales del centro de la Ciudad, como lo son la Av. Juárez, La Catedral, la Plaza de Armas, el Mercado Reforma y el Mercado Cuauhtémoc. Así mismo, en estos sondeos se aprovechó para ampliar la exploración de las características de los souvenirs de Ciudad Juárez que actualmente se venden.

De manera complementaria, el 12 de septiembre de 2015 se realizó una entrevista al doctor Cutberto Arzate, nativo de Ciudad Juárez que se especializa en lingüística. Este investigador ha indagado como la diversidad cultural, la llegada de la industria a la ciudad, entre otros, han impactado en los hábitos en el habla.

 

METODOLOGÍA DE DISEÑO

Para el proceso de diseño de los productos aquí planteados, se retomó la metodología de Asimow (2013). Este autor planea una metodología muy similar a las usadas en el ámbito de las ciencias, en el cual le da un peso mayor a la búsqueda que se realiza previa a la realización del producto.

Consiste en las siguientes fases:

1.-Estudio de factibilidad: La metodología sugiere comenzar con la recopilación de datos con diferentes tipos de análisis: análisis mercadeo, análisis técnico y análisis financiero. En nuestro caso, esta fase consistió en explorar los souvenirs que ya se venden en la ciudad.

2.-Diseño preliminar: Después de recolectar la información necesaria, se sugiere elaborar un boceto sobre el producto con especificaciones de diseño. Aprobado este, serán elaborados los prototipos que se someterán a pruebas de usabilidad y funcionalidad.

3.-Diseño detallado: Consiste en especificar todas las características necesarias para la producción del objeto. Prácticamente es definir de manera más precisa el diseño preliminar según los resultados de las pruebas realizadas.

4.-Planeación del proceso de producción: Definir el número de productos que serán producidos tomando en cuenta los materiales y la fabricación.

5.-Planeación de la distribución: Se seleccionan los canales de distribución según el plan estratégico publicitario tomando en cuenta el mercado, control y costos.

6.-Planeación del consumo: Aquí, la empresa define con diferentes perspectivas la demanda exponencial del cliente.

7.-Planeación del retiro del producto: Esta última fase da lugar al momento en que no existe demanda para el producto, retirándolo  del mercado.

RESULTADOS DE INVESTIGACIÓN

Resultado del sondeo se registraron una serie de regionalismos y anglicismos tales como: “¡ay ay!”, “baica”, “chuco”, “frajo”, “gacho” “ruta”, “arre”, “guacha”, “jaina” etc. Así mismo, el sondeo arrojó que la mayoría de los souvenirs que se venden en la ciudad son traídos desde el estado de México y grabados con el nombre de Ciudad Juárez, cerámica de Mata Ortiz o producción tarahumara, es decir, que no existe producción artesanal local.

Posteriormente se visitó el centro de información turística “El Chamizal” debido a que en ese lugar brindan información acerca de la producción artesanal del estado. Desafortunadamente en el momento de la visita el personal comentó no estar en condiciones de otorgar información específica acerca de los productos que ofrecen, por lo que nos limitamos a tomar algunas fotografías de los objetos y recopilar información en los folletos. En estos documentos corroboramos que las principales artesanías que ahí se distribuyen son elaboradas en Mata Ortiz, o bien por tarahumaras. Ninguno de los souvenirs disponibles era producido dentro de la ciudad. No obstante, ninguno tenía que ver con el habla popular juarense.

Por su parte, de la entrevista con el investigador Cutberto Arzate obtuvimos su opinión experta en referencia a la problemática que se plantea para esta investigación y la manera en la que impacta en los regionalismos. Comenta que las personas no se dan cuenta del valor que tiene la ciudad:

Y es que en realidad Juárez es un lugar para todos, porque está lleno de estilos diferentes, hábitos diferentes y vocabulario variado, el cual se desató después de la llegada de la industria, ya que trajo con ello personas (especialmente) del sur del país. En realidad eso es la ciudad. Nadie tiene un espíritu juarense porque no estiman lo nobles que somos, lo “chingones” que somos los juarenses por vivir en un infierno como este y aun así salir adelante. Los juarenses ayudan a todos porque sabemos lo que es vivir en penumbras, vivir con climas extremos, sobrevivir  solo trabajando con el ambiente. La gente tiene que pensar Juárez, y pensar Juárez es darte cuenta de lo que tienes y lo que eres, somos particulares.

En referencia a los regionalismos mencionó que no existe una investigación avalada al respecto, pero nos proporcionó algunas palabras populares que identifica como propias de la ciudad, tales como; “aironasos”, “desponchadora”, “tirilon”, “troca”, “closh”, “pushar”, “pushele”, “ranfla”, “baica”, “tirilon”, “rutera”, “boiler”, “birrias”, entre otras.

La información recopilada proporcionó las bases necesarias para comenzar con el prototipado de los producto y el usos de las palabras.

RESULTADOS DE DISEÑO

Para la realización de un producto y para tener un impacto real en el consumidor (con los alcances que busca este proyecto), es importante conocer al usuario. Antes de llevar el producto a desarrollo, se realizó un preselección de los regionalismos más populares. Una vez que se tenían, se asignaron a objetos relacionados con el término y se produjeron prototipos digitales para poder ser visualizados.

La palabra “chan” que significa casa se usó como metáfora de la bienvenida al hogar. La palabra “chuco” referida a El Paso Texas, se relacionó con un objeto que permitiera guardar documentos como la visa laser y tarjetas de crédito. La frase “mi jaina” referida a pareja (novia o esposa), se asignó a una pulsera para obsequiar. La palabra “facho”, que se emplea como sinónimo de trago, se asignó a un vaso tequilero. El anglicismo “pushele”, usada para  indicar que hay que empujar, se asignó como equivalente de empuje en puertasde tiendas comerciales.

Debido a los costos de producción, se seleccionaron solo dos regionalismos para realizar prototipos de producto: la ruta (transporte público) y la baica (proveniente de la palabra bike en ingles que significa bici o bicicleta).  La palabra “ruta” tiene un valor icónico en la ciudad, ya que es una de las maneras más prácticas de viajar y conlleva toda una experiencia. El uso de monedas es constante para poder acceder a este medio de transporte, por lo que se realizó un  monedero “para la ruta”.

La palabra “baica” forma parte del “caló pachuco”. El producto destinado hace referencia a la palabra. Se trató de una placa para bicicletas con relieve de arena y la frase “ando en baica”. La idea fue integrar el uso del deporte con el regionalismo y su entorno desértico.

Complementando el prototipo de productos, se realizó apoyo gráfico en formato de libros pequeños, con el objetivo de dar a conocer las palabras más populares en la región. Este documento se dividió en cuatro tomos y la idea es que puedan ser obsequiados en la compra de un souvenir. La intención principal fue dar a conocer las particularidades lingüísticas de la ciudad, y la manera en que pueden ser aplicadas a un objeto de uso. Como anexo se colocó en los productos un código QR para que los usuarios puedan encontrar a través de la red el significado del producto que se encuentran usando.

PROCESO CREATIVO “PARA LA RUTA”

Como ya se mencionó, la metodología seleccionada para generar el prototipo de producto fue la de Asimow (2012). Además, el desarrollo creativo se fue nutriendo del conocimiento empírico, experiencias académicas y la disposición de herramientas y materiales.

Una de las particularidades del transporte público en la ciudad es que el chofer suele personalizar la apariencia del vehículo. El resultado estético suele ser criticado por algunos y aplaudido por otros. De cualquier manera, a pesar de ser intervenidos por diferentes individuos, todos estos vehículos denotan una estética común. Las luces, la música y las frases que son escritas en las ruteras son singulares de la ciudad y son difíciles de encontrar en otras partes de la república.

La ruta se distingue por su estética kitsch,[1] elementos decorativos exuberantes y sus leyendas impregnadas con “el lenguaje del pueblo”. Esto debido al volumen de personas que usan este tipo de transporte diariamente. Las frases con las que se decoran estos vehículos son una muestra del imaginario colectivo de los juarenses.

El prototipo de monedero presentado tiene como finalidad que los usuarios puedan guardar monedas para pagar el transporte público, ya que el pasaje usualmente debe pagarse con cambio. Así mismo, la idea es que el usuario pueda también contar y administrar las monedas para que alcancen para toda la semana.

En la región se elaboró un concurso por habilidad en bordado “El arte del bordado y tejido menonita”, cuyo objetivo es promover las costumbres y tradiciones de esta cultura. Aprovechando esto, en el monedero se buscó retomar el estilo de bordado de menonitas y tarahumaras para dotarlo del estilo artesanal de la región.

 

EL COLOR

Se pretende que el color de los monederos pueda oscilar entre varias tonalidades de ocre alusivas al desierto. La idea es que los tonos claros se empleen siempre para los fondos, mientras que los oscuros se osen para los bordados. Para el prototipo se utilizó como base el PANTONE 141 C, un color neutro crema que tiende a ser claro; mientras que para la implementación del bordado se seleccionó el PANTONE 7760 C en verde para crear contraste y frescura. El PANTONE 715 C en variación del naranja y el PANTONE 478 C que proviene de una gama de marrón que connota calidez debido a su asociación con los ambientes naturales con temperaturas altas.

Al ser una paleta alusiva al desierto, se empleó una gama de colores tierra. Estos colores se encuentran en la gama del terracota. En el ámbito del diseño de interiores, el color proporciona calidez natural a una habitación. Por lo cual se retomó en este producto para connotar la misma calidez.

LA FORMA

El producto se conforma de partes flexibles y partes rígidas. Tiene una dimensión de 10.5 cm de ancho por 15 cm de largo y 2 cm de profundidad. La frase insertada está en una tipografía manuscrita, DoctorJekyllNF. Tanto la forma del objeto como la frase bordada fueron diseñadas para ser ergonómicas al usuario.

El diseño geométrico del bordado hace referencia al diseño artesanal regional. Se trata de un signo índice que apunta a los cuatro puntos cardinales, el cual hace referencia a la llegada de migrantes de todas partes. Los cuadros pequeños en naranja y verde representan las costumbres y prácticas culturales que son traídas con los migrantes. Los rombos verdes centrales simbolizan la unión de la técnica tradicional con lo tecnológico. Finalmente, las partes claras que forman un corazón geométrico girado a  90º representan la unión de dos culturas, la tarahumara y la menonita.

EL MATERIAL

El objeto se compone mayormente de materiales textiles. La manta es el elemento principal para formar el cuerpo del producto. Esta es extraída del algodón más puro. Es una tela utilizada en México desde épocas precolombinas, que adquirió gran importancia en el imperio azteca por las grandes virtudes que tiene, por lo cual se consideró adecuada para este producto.

Para que su crecimiento sea idóneo, la manta debe tener la misma cantidad de calor y frío, hecho que le da su propiedad más característica, que es ser térmica.  Los hilos que se emplean en el bordado son los mismos que sirven para el tejido pero sobre todo se utilizan la hilaza para la creación de bordados de manera manual y para sellar el producto. Como modelo de cierre tipo clamshell el monedero tiene un broche metálico que abre y cierra a presión, dejando el contenido sellado hasta el momento en que se ejerce la palanca de apertura.

Para la elaboración y producción del producto es necesario que se utilice herramienta básica como; tijeras, patrones y máquina de coser para formar el cuerpo resistente. Los materiales fueron seleccionados debido a sus propiedades, duración y origen tradicional.

LA ERGONOMÍA

La ergonomía de este producto se fundamente en su tamaño y peso, ya que es un producto que debe caber en las manos y que debe ser de fácil transporte. Por tanto, la medida que se usó como punto de partida del objeto fue la palma de una mano. La textura suave y sin aristas se diseño de esa manera para poder colocar con facilidad el broche de cierre. A medida que el producto se abre en estilo clamshell la mano puede entrar con facilidad al interior para tomar las monedas necesarias.  El material es óptimo para condiciones climáticas, debe permanecer en lugares secos y de preferencia a una temperatura no mayor a los 40°c.

MERCADO

El mercado al que va dirigido, es para las personas que se trasladan autobús, por la ciudad, la clase social no influye puesto que la mayoría de las personas que se trasladan lo hacen por el tráfico de la ciudad, sustento económicos o incluso por preferencia. Generalmente las personas tienden a tener cambio para pagar al momento de subir al autobús, y en algunas ocasiones el momento de buscar en los bolsillos o bolsas no es óptimo debido a la transportación de otros objetos El monedero busca facilitar la manera de administrar el cambio que se utilizara para el medio de transporte, evitar perder tiempo y buscar la manera más óptima para acceder al dinero. El producto monedero, tiene un método especifico de venta siendo una marca local, lo cual la lleva a tener un determinado nicho, que se caracteriza por la segmentación de cliente que está dispuesto a aceptar la marca y adaptarse a ella, creando un vínculo con la identificación de persona producto, siempre y cuando esté dispuesto a cumplir las expectativas del usuario.

El target es el segmento o nicho a el cual va dirigido el producto, la selección de mercadeo para este producto tiene un rango de población nativa y foránea, debido a que es presentado como estilo de souvenir, y su principal atractivo es utilizarlo dentro de la ciudad como símbolo identitario. La edad designada para el uso del producto parte desde la infancia hasta la edad adulta mayor, debido a que depende de las condiciones y estilo de vida del consumidor. La selección de diseño para el producto está determinado especialmente para el sexo femenino, sin presentar objeción por el uso de otro sexo, para no someter a un solo target se tiene la vertiente del producto número dos, que está creada estéticamente en adecuación masculina o unisex. La propuesta valor consta del desarrollo de fabricación, la connotación del producto, la propuesta de material gráfico y la autenticidad regional.

El costo del producto es cotizado a partir del uso de materiales, la mano de obra, el valor simbólico y anexos contribuyentes. El precio de apertura cotizado en el 2016, por valor unitario constaba de 44 pesos por producto, incluyendo material gráfico y embalaje. Los costos pueden variar dependiendo de las adaptaciones comerciales y trascendentales dentro de la región.

EL MERCADO

Este producto va dirigido a las personas que se trasladan en autobús, ya sea por economía, practicidad o gusto. Las personas requieren monedas para pagar con cambio el transporte público y usualmente suelen guardarlo en sus bolsillos  (en el caso de los hombres) o bolsas de mano (en el caso de las mujeres). Sin embargo, este modo de guardar las monedas no es óptimo. En estos contenedores las personas suelen colocar otro tipo de objetos como cosméticos, llaves, o lentes, dificultando encontrar el cambio. Este monedero busca ser un contenedor especialmente destinado a guardar el cambio de “la ruta”, volviendo más accesibles las monedas.

Así mismo, este objeto se presenta como un souvenir apto tanto para juarenses como para foráneos. Se trata de un souvenir sin restricciones de edad. Sin embargo, culturalmente los monederos suelen estar destinados para las mujeres. Se plantea que el monedero pueda costar 44 pesos, incluyendo el objeto y el apoyo gráfico.

 

PROCESO CREATIVO “ANDO EN BAICA”

La palabra Baica es un anglicismo que hace referencia a la palabra bicicleta, y es muy popular en Ciudad Juárez. Otros juarenses prefieren llamarla Huila, aunque esto es mucho menos habitual. Se sabe muchos anglicismos, tales como la palabra baica, tiene sus orígenes en el pachuquismo.

 Octavio paz en su libro Laberinto de la soledad menciona que:

El pachuquismo es un grupo cultural de jóvenes mexicanos distinguidos por su peculiar vestimenta así como por su conducta y su lenguaje. Rebeldes e instintivos, contra ellos se ha cebado más de una vez el racismo norteamericano ya que no reivindican su raza ni nacionalidad de sus antepasados (Paz, 1959, p.73).

Los vocablos generados por el pachuquismo suenan muy similares al idioma inglés, puesto que estos personajes solían adaptar palabras en ese idioma a sus conversaciones en español. Estas adaptaciones se daban en dos sentidos: ya sea cambiando o agregando una letra a la palabra o simplemente mencionándola tal como se escribe. Se cree que fue así como, gracias a la cultura de pachuquismo, se generó la definición de “baica”.

En Ciudad Juárez es muy común encontrarse por las calles con gente que se dirige hacia su destino en bicicleta, ya sea a la escuela o al trabajo. Incluso existen personas que se transportan desde la vecina ciudad de El Paso, Texas. Esto ya que los puentes internacionales ofrecen una fila preferencial para quienes viajen en este medio de transporte.

El producto seleccionado para insertar este regionalismo, consiste en una placa para bicicleta realizada con una barra de acrílico con relieve en una tercera parte de la misma. En esta se colocó en una sección arena real del desierto de la ciudad. En la parte trasera se colocó una fotografía en la que se ve una escena de la Carrera del Chupacabras, evento que se realiza año tras año en Ciudad Juárez. Todo esto acompañado de la frase “ando en baica” y la matrícula 656-CDJ, representando la clave lada de la ciudad y su nombre abreviado.

EL COLOR

Como ya se comentaba, la paleta de color elegida para el proyecto consta de una gama de terracotas (colores ocre). La placa contiene la textura la arena en una tercera parte de su totalidad, mientras que el resto mantiene un color mostaza PANTONE 7563 C. Gracias a que la parte trasera en donde se coloca la fotografía es de esta tonalidad, los caracteres colocados en la parte frontal resaltan perfectamente.  PANTONE 715 C derivado de la paleta de color previa seleccionada, también es un color que complementa al fondo. La idea de usar estos colores es aludir a lo luminoso, joven, enérgico, cálido y suave, debido a que es un producto destinado para un medio de transporte en donde se viaja debajo de los rayos del sol y el cuerpo está en contacto con la energía sola, sin olvidar la referencia al desierto.

Por último, con el objetivo de crear un contraste, se utilizó el PANTONE 478 C. Este color es utilizado dentro del producto para colocar los caracteres en el diseño de la parte frontal. Debido a la intensidad del tono, este color contrasta con el fondo de mostaza, resaltando la frase “ando en baica”.

LA FORMA

Para la elaboración de este producto nos apoyamos de tres leyes de la teoría de la Gestalt: la figura y fondo, la ley de contraste y la ley de la buena forma. La de figura y fondo fue utilizada para definir la manera en que se trabajaría con los contrastes de la imagen en sepia y el fondo, así como para definir los colores de la leyenda. La ley de la buena forma se utilizó en el diseño del prisma rectangular, la cual se elaboró una forma completamente sellada y con las aristas redondeadas para que el usuario se sienta cómodo al tacto con el producto.

Por su parte, la tipografía se seleccionó en función de que sus  líneas y curvaturas limpias y sencillas facilitan la lectura, lo cual la vuelve apta para titulares. La dimensiones del producto son una anchura de 11.3, 8 centímetros de altura y 2 centímetro de grosor.

EL MATERIAL

El material más usado en este producto fue el plástico PET. Este material se eligió por tres motivos: por su resistencia, porque no se deforma con el calor y porque no absorbe humedad, por lo que permite conservar de una mejor manera la fotografía. El plástico es utilizado en un 80% del total del producto. Por su parte, la fotografía se imprimió en papel adhesivo para poder ser colocado de manera sencilla y no invasiva sobre la pieza de acrílico.

El alambre se utilizó para elaborar el asa de la placa logrando que pueda ser montada en la bicicleta fácilmente, brindando soporte y estabilidad al producto. La arena se tomó del entorno de la ciudad con el objetivo de ofrecer una muestra de la zona desértica de la región. Esto ya que la mencionada carrera de ciclismo que se realiza en la ciudad tiene como sede  Las Dunas de Samalayuca.

ERGONOMÍA

Una de las características que vuelve el producto ergonómico son las aristas redondeadas del PET, las cuales evitan incomodidades al usuario al momento de colocarla sobre la bicicleta. El producto está destinado para ser colocado en la parte trasera de la bicicleta. Por esta razón se necesita una manera segura para estar sujetada. Se optó en colocarle un trozo de alambre en la parte posterior, ya que es de un material resistente y moldeable. Al menos más del 80% de las bicicletas en la ciudad ya cuentan con estas perforaciones desde que se compra, puesto que, aunque aquí en Ciudad Juárez no se les exige a los ciclistas tramitar placas legales, en algunos países si es requerido. El producto debe ser colocado a no menos de .50 metros sobre el suelo y evitando que tope con la llanta trasera.

EL MERCADO

Este objeto está enfocado hacia practicantes de ciclismo o simplemente a personas que utilizan o se transporten en una bicicleta. El mensaje va dirigido principalmente a todas aquellas personas que circulen por las calles y se topen con la frase “Ando en baica” ya que con esto crearan una relación palabra-producto.

No existe un rango de edad para usar este producto, puede variar dependiendo de las condiciones del cliente para poder ejercer del deporte. Se ofrece un objeto que los turistas y juarenses puedan adquirir como souvenir. Al comprarlo, el cliente recibirá además del souvenir información  de impacto turístico regional.

El costo del producto de igual manera fue cotizado a partir de los materiales y la mano de obra requeridos. Se planteó que pudiera venderse cada pieza en 42, incluyendo material gráfico.

 

CONCLUSIÓN

Durante el sondeo realizado pudimos apreciar la problemática planteada al principio de este documento, es decir, muchos juarenses no tienen un sentido de pertenencia a la ciudad. Sin embargo, en muchos otros casos también fue evidente el interés que despierta en la comunidad juarense el desarrollo de este tipo de souvenirs que buscan destacar a Ciudad Juárez como un lugar con mucha identidad. De manera que pueden ser necesarios más proyectos que dignifiquen la cultura de la ciudad.

Este sondeo también nos permitió observar el volumen de regionalismos y anglicismos de la ciudad. Aunque aquí se usaron unos pocos, la lista completa es severamente más amplia. Tanto así que muchos de ellos, probablemente por cuestiones generacionales, nunca los habíamos escuchado.

Así mismo pudimos ver como el proceso de elaboración de las piezas iba enriqueciendo el proceso creativo de las mismas. Desarrollar el diseño de un producto es un proceso largo. Hay que evaluar  para cada objeto el color, la forma, el material, etc. Cada una de estas cualidades debe obedecer a un sentido o a un motivo práctico. Y en el proceso muchas cuestiones deben ser reformuladas.

El proyecto nos despertó más intereses, tanto en la experiencia de diseño como en la experiencia de participación ciudadana. Esto por tratar de recuperar lo que siempre ha estado aquí y que desafortunadamente se desconoce. Sin duda alguna el proyecto nutrió nuestra capacidad de integrar soluciones de diseño con la participación social. Finalmente, el proyecto permitió apreciar los beneficios de realizar un producto elaborado en parte con técnicas artesanales tradicionales y métodos de diseño contemporáneos.

 

BIBLIOGRAFÍA

CNN, (2013) Menos apoyo social, más violencia en ciudad juárez. Recuperado el 12 de octubre de 2015 de: http://expansion.mx/nacional/2013/09/25/la-fragil-paz-en-juarez-esta-en-riesgo-por-una-menor-atencion-social

Licda Xiomara López. (2012) “Metodología de Morris Asimow”. Recuperado el 23 de marzo de 2016 de: https://issuu.com/renea.monterrosa/docs/metodologia_

Luis Méndez, En la punta de la lengua (2013) Palabras y expresiones del estado de Chihuahua. Recuperado el 8 de septiembre de 2015 de:  http://www.enlapuntadelalengua.com.mx/2013/09/voces-y-expresiones-del-estado

Paz, O. (1959) El laberinto de la soledad, FCE: México.