MI JUARITOZ LOTERÍA. PROYECTO COLABORATIVO PARA REALIZAR UNA ADAPTACIÓN DE LA TRADICIONAL LOTERÍA A TRAVÉS DE ÍCONOS LOCALES
Virginia Rentería Flores

Retomando el objetivo con el que fue creada la lotería, es decir, generar un sentido de nación en un México recién independizado, se realizó una lotería que contribuye a generar un sentido de ciudad, en un lugar que se recupera de sus problemas de violencia. Lo anterior, a través de emplear las imágenes del pueblo, pero ahora en un contexto local. El proyecto consiste en una lotería de íconos locales resultado del trabajo colaborativo de estudiantes de diseño de nivel principiante. Dicha lotería está compuesta por 54 tarjetas que reflejan la interpretación que cada estudiante hace de su ciudad, expresada a través de la ilustración. Las tarjetas más allá de mostrar un repertorio de lugares turísticos y personajes icónicos de la ciudad, presentan entornos emblemáticos (no en todos los casos turísticos), prácticas y tradiciones del modo que sólo un juarense puede entender. La iconografía satiriza personajes, costumbres, tradiciones y entornos cotidianos desde la perspectiva de quienes pertenecen, viven y constituyen la ciudad.  La idea es que sacar estos elementos de la trivialidad y resaltarlos como parte de una cultura como ciudad, provoca un sentido de pertenencia. Así mismo, reconocer las características que diferencian a Ciudad Juárez de otros lugares, permite descubrir lo que la identifica. En estas tarjetas nos olvidamos de juzgar de buenas o malas prácticas y tradiciones de la ciudad tales como “el halloween”,  “el spanglish” o “la ruta”, y en cambio se muestran como parte de las peculiaridades de la ciudad y en sí de su cultura.  

 

ANTECEDENTES DE LA LOTERÍA

La tradicional lotería tiene sus orígenes en el México el siglo XVIII recién independizado. No se sabe a ciencia cierta quién fue el autor de la versión que ha permanecido hasta el día de hoy, aunque se sospecha que la idea provino de alguno de los asesores del primer presidente de México, Guadalupe Victoria en su afán por crear un sentido de nación entre la población recién independizada. Esta lotería fue creada como un juego vernáculo y pintoresco que contiene las imágenes del pueblo –del imaginario colectivo-. De esa idea de crear un sentido de pertenencia nace el presente proyecto. Para explicar la necesidad de fomentar un sentido de ciudad es conveniente reseñar algunos datos de su historia.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

La historia moderna del desarrollo económico y demográfico  de  la ciudad comenzó en la década de los veinte, por el turismo que generó la prohibición de alcohol en Estados Unidos (García, 2010). Posteriormente, Según Sánchez (1997) otro suceso que fomentó el aumento de población y creó un clima de auge económico, fueron los migrantes del interior de la república que llegaban a Juárez para encontrar una oportunidad de trabajo como braseros en Estados Unidos. Sin embargo, algunas veces al no lograrlo se quedaron a trabajar en los campos de algodón del valle de la ciudad. Sumado a eso, en 1965, en respuesta a una reforma de La Ley mexicana, el costo de transporte y la mano de obra de Juárez bajo considerablemente, fomentando que cada vez más empresas maquiladoras comenzaran a instalarse en el lugar. Para 1969 ya había 24 empresas maquiladoras instaladas formalmente en la ciudad, pero esto fue solo el principio de que se fueran asentando muchas más.

Sánchez (1997) relata cómo este masivo asentamiento de maquiladoras provocó que luego de 1990 comenzaran a llegar de todas partes de la república personas en busca de una oportunidad de trabajo. Familias completas especialmente del sur y muchos de sectores rurales se mudaron a la ciudad, lo que generó un crecimiento exponencial de la población.

Y es así como vemos que Ciudad Juárez, desde principios del siglo XX se ha construido por migrantes, lo cual tiene repercusiones en el sentido de pertenencia que tienen sus habitantes. En la actualidad los migrantes continúan llegando, ya sea en busca de nuevas oportunidades o como catapulta para cruzar a Estados Unidos. De modo que la ciudad es percibida un lugar en el que conviven costumbres y tradiciones de muy distintos orígenes, lo cual genera que sea difícil identificar una cultura propia.

Además de los migrantes, otro factor que repercute en la identidad de la ciudad son los problemas de violencia por los que ha pasado. Probablemente el antecedente de violencia más sonado sean los feminicidios en los que murieron alrededor de 700 mujeres, especialmente jóvenes y del sector maquilador, por medio de prácticas en extremo crueles como estranguladas, acuchilladas, golpeadas, violadas, etc (Fragoso, 2000, p.95). Luego, entre el 2007 y 2010 los problemas de violencia de la ciudad se agudizaron ya que se inició una lucha por parte de los cárteles del narcotráfico por la plaza de Ciudad Juárez. Se presentaron asesinatos numerosos (aproximadamente 5,8 por día) y muy crueles, por medio de decapitar, descuartizar, mutilar, ridiculizar, entre otras cosas, los cuerpos de las víctimas (Ezquivel, 2012, párr. 1). Es por eso que a muchos de los juarenses les es difícil identificar a la ciudad con otra cosa que no sea violencia.

Por tales razones Salazar y Curiel (2012) califican a Ciudad Juárez como un lugar abatido. Una ciudad con una larga tradición de problemas de violencia en la que pareciera que esto es el único referente identitario. La ciudad no debe identificarse más ni al interior ni al exterior por sus estigmas de violencia. Mi Juaritoz lotería se une a los esfuerzos del proyecto Artesanías del Deiserto por enfatizar la riqueza de prácticas, personajes y tradiciones con las que cuenta la ciudad, en esta ocasión narradas visualmente desde la perspectiva de ilustradores que viven, construyen y finalmente constituyen la ciudad.

ANTECEDENTES

Desde hace décadas se han presentado versiones alternativas de la lotería. Ya sea rescatando las reglas del juego y proponiendo una iconografía completamente distinta, presentando analogías contemporáneas de los íconos o rescatando el tradicional estilo para representar nuevos ideales, etc. La lotería ha sido usada como punto de partida para promover muy diversos fines.

Por ejemplo, con el objetivo de actualizar el vernáculo juego, en el 2016 se lanzó una lotería de artistas coordinada por David Pérez Peregrino, Lola Izurieta y Graciela Gartofel la cual contiene una colección de 112 obras de arte. Otra interesante propuesta es la que hace Félix Frédéric d’Eon. Este artista presentó una versión de la lotería con la intención de deconstruir y reformular las imágenes arquetípicas de la lotería y crear una “Gay Lotería”, una celebración del amor en diversidad.

La Fundación Summa de Talentos A.C., la Fundación Noval para la promoción de la Cultura y las Artes y la Galería del Colegio Cristóbal Colón de Cuernavaca presentaron la muestra plástica intitulada “Lotería de artistas mexicanos”. Para conformar la muestra, se invitó a 40 artistas residentes en México, todos ellos con muy diferentes estilos y con técnicas propias muy desarrolladas.

Ver versiones alternativas de la tradicional lotería:

http://www.razon.com.mx/spip.php?article354761

http://www.grupohorma.com/loteria-de-artistas/

https://www.kickstarter.com/projects/983223029/loteria-de-muerte-lottery-of-death?lang=es

http://www.yaconic.com/loteria-gay/

 

El proyecto tiene como objetivo generar una lotería compuesta de íconos representativos de Ciudad Juárez creados por ilustradores locales en la que se muestren espacios, prácticas y personajes de la manera que solo un juarense puede entender.

 

LA PALETA DE COLOR

Con el objetivo de elegir una paleta de color para ilustrar y al mismo tiempo reforzar la identidad local reflejada en  las tarjetas, se realizó una interpretación de los colores más representativos que encontramos en la ciudad, a través de un breve ejercicio autoetnográfico. En esta paleta se buscó reflejar de manera sintetizada las particularidades cromáticas que encontramos en la ciudad: la flora, las construcciones, el cielo, la tierra, etc. Siguiendo esta paleta de color, posteriormente los estudiantes desarrollaron sus tarjetas.

 

DESARROLLO DE LAS TARJETAS

El primer paso fue invitar a los estudiantes a ilustrar un aspecto característico de la ciudad. Cada estudiante realizó un análisis de su entorno y propuso un lugar, un personaje, una práctica, o cualquier otra particularidad que distinguiera a Juárez. La idea fue que cada participante ilustrara una tarjeta con técnica digital.

En primer lugar se les presentó el proyecto Artesanías del Desierto a los estudiantes para que conocieran dónde se situaría esta lotería. Posteriormente cada uno eligió un ícono. La elección fue libre, salvo por dos condiciones: no debería referenciar la violencia y ninguno debía repetirse.

Posteriormente se les solicitó que realizaran una investigación acerca del tema. Dependiendo del ícono, los estudiantes realizaron una búsqueda bibliográfica o un sondeo entre familiares y amigos, con el objetivo de encontrar sus elementos más representativos. Para tal exploración, algunos realizaron tal indagación de manera verbal para luego registrarla textualmente, mientras que otros colocaron encuestas a través de sus redes sociales.

Luego, los estudiantes presentaron diez variantes visuales de su ícono en modo boceto. El objetivo de ello es que exploraran diferentes maneras de presentar esa misma idea, para nutrir tanto el concepto como la manera en que lo expresarían visualmente. De esos bocetos, se seleccionó una de las ideas para vectorizarla. La digitalización se llevó a cabo en el software Adobe Illustrator CC bajo guía del docente.

 

 

Además, cada participante documentó su proceso de diseño en un folleto digital colocado en línea. Para que las personas que consuman la lotería puedan ver el proceso de diseño que hay detrás de cada ilustración, en la parte posterior de cada tarjeta se colocó un código QR enlazado al documento en línea en donde se describió: el argumento,  fuentes de inspiración, investigación, bocetaje, proceso de digitalización y resultado.

Da click para ver el proceso creativo de las tarjetas

 

 

Lo primero que llamó mi atención acerca del desarrollo del proyecto fue el interés que despertó en los estudiantes pensar en lo que identifica a su ciudad. Los alumnos realmente hicieron un esfuerzo por analizar su entorno y buscar características emblemáticas, todos querían presentar el ícono más original. Lo cual me permite deducir que les gusta su entorno y basta con motivarlos un poco para que puedan deslindarse de esa venda de apatía que tienen en sus ojos para apreciar todo lo bueno que tiene su ciudad.

Este trabajo se presentó como proyecto final de la clase de tecnología para el diseño I y fue un cambio al respecto de todos los trabajos que se habían presentado anteriormente en el semestre, ya que siempre habíamos elaborado proyectos con bases hipotéticas. Como resultado se pudo apreciar un cambio en el nivel de compromiso que despertó en los estudiantes trabajar en un proyecto de impacto real. Las entregas fueron puntuales en la mayoría de los casos y en más de una ocasión presentaban más de lo requerido.

Personalmente considero que el objetivo se logró. Las tarjetas sobrepasaron su sentido de ser un repertorio de personajes conocidos y entornos turísticos, y en cambio en su mayoría fueron presentadas a modo de sátira, en un tono muy juarense. Algunas de las alusiones cómicas resultan obvias, tal es el caso de la mordida. Pero también existen otras más sutiles, tal como la del modesto, que “el chiste” solo puede ser comprendido cuando se conoce un poco más al protagonista, un juarense.

Los resultados de este proyecto se presentaron ante el público en dos exposiciones en noviembre del 2016: una en las instalaciones del Instituto de Arquitectura Diseño y Arte de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez; y otra en un centro comercial conocido como Plaza de las Américas. La reacción de los espectadores hacia esta lotería fue positiva. Más de uno se paraba a revisar con detenimiento cada una de las tarjetas y trataba de entenderlas. Y en repetidas ocasiones no perdían la oportunidad de sugerir otros íconos que consideran interesantes de la ciudad.

Las tarjetas reflejan su interpretación emic del entorno. Son tarjetas cargadas fuertemente de significantes, ya que los estudiantes, que en su mayoría han permanecido toda su vida en Juárez, reflejan una interpretación de su ciudad que va más allá del aquí y el ahora que se encuentran representando. Cada estilo, cada abstracción, cada selección de acomodo, permite ver un cúmulo de sentidos reunidos a lo largo de su vida acerca de su ciudad.

 

García, R. (2010). Ciudad Juárez la fea: tradición de una ciudad estigmatizada. Ciudad Juárez: UACJ

Ezquivel, J. (2012 йил 8-Noviembre). Juárez, símbolo de la mortandad…. Proceso.

Fragoso, J. E. (2000). La Cultura del Feminicidio en Ciudad Juárez, 1993-1999.

Sánchez, J. (1997). Monografía de Ciudad Juárez. Ciudad Juárez.

Scribano, A. y De Sena, A. (2009). Construcción de conocimiento en latinoamérica: algunas reflexiones desde la auto-etnografía como estrategia de investigación. Cinta de Moebio, Marzo-Sin mes, 1-15.